Las series que exploran Marte

Hacemos un repaso a las principales series recientes que se han aproximado a Marte.

Astronauta, 2017

Astronauta, 2017 | Pxhere | Dominio público

Coincidiendo con la exposición del CCCB «Marte. El espejo rojo», destacamos algunas series recientes en las que el planeta rojo tiene un papel destacado. En un mundo que tiende a la distopía y al apocalipsis, los viajes al espacio son acontecimientos que ilusionan a la humanidad y, sin duda, el próximo gran objetivo a descubrir es Marte. La aventura espacial tiene un componente de viaje de aventuras que funciona muy bien para explicar historias, que hace aflorar la imaginación imprescindible en la ciencia ficción y que ha inspirado numerosas series como las que aquí proponemos.

«Marte es un espejo en el que la Tierra contempla su propia esencia.»

Kim Stanley Robinson

El pasado 18 de febrero, el rover Perseverance aterrizaba en la superficie de Marte. Y esto supone un cambio de paradigma, no porque no se hubiese hecho antes –ya en los setenta se había amartizado en la superficie del planeta–, sino por el laboratorio de astrobiología que lo hace. Por primera vez, extraeremos recursos de un planeta con dos finalidades: descubrir si ha habido vida (microbiológica) en Marte y convertir dióxido de carbono en oxígeno para preparar un futuro viaje tripulado al planeta rojo.

La ciencia no acostumbra a tener una vertiente cinematográfica, pero la aventura espacial, en concreto, tiene un componente de viaje de aventuras que funciona muy bien desde un punto de vista narrativo. Hay coraje, hay tensión, hay riesgo, hay errores, hay decisiones morales, hay dramas familiares, hay competencia, hay metáforas geopolíticas o filosóficas, y es un terreno imprescindible de la ciencia ficción para alimentar la imaginación. Todo ello conforma un magma muy rico para explicar historias, y las series lo han aprovechado.

El aterrizaje tripulado del Apolo 11 en la Luna es uno de los grandes momentos de la historia de la televisión. Un pilar fundamental que sirvió para consolidar este medio por delante de otros, con una retransmisión global de más de 600 millones de espectadores, lo que provocó un profundo impacto cultural no solo en Estados Unidos.

Podemos debatir si los viajes al espacio se financian por motivos patrióticos o científicos, pero sea cual sea la bandera que los envuelva, son acontecimientos que ilusionan a la humanidad y, sin duda, el próximo gran objetivo a descubrir es Marte.

Vivimos en un mundo que tiende a la distopía y al apocalipsis. Éxitos recientes como Years and Years o El colapso nos ponen en una situación de futuro próximo catastrófico. El pesimismo y la vulnerabilidad humana que nos generan la emergencia climática y la pandemia hacen que cueste imaginar otros escenarios posibles. Pero Marte funciona como un refugio, como una utopía. ¿Ha habido vida en Marte? ¿Podemos ubicar allí una colonia? ¿Puede convertirse en un planeta B para los humanos? ¿Puede la investigación espacial poner remedio a la crisis climática?

A continuación hacemos un repaso a las principales series recientes en las que Marte ha jugado un rol importante.

For all Mankind (Para toda la humanidad): la ucronía

Esta serie maravillosa, de la que se habla muy poco, parte de una ucronía en la que la Unión Soviética llegó a la Luna antes que Estados Unidos. En las televisiones de todo el mundo no vemos a Neil Armstrong pisando la Luna, sino que lo hace un cosmonauta soviético defendiendo la vida marxista-leninista.

La decepción estadounidense es fuerte. Pero ¿no deberían estar contentos de este éxito para la humanidad? Quizá la carrera espacial era más bien una campaña de promoción nacional; unos Juegos Olímpicos donde lo único relevante es quién tiene la medalla de oro.

La serie indaga en muchísimas cuestiones con cierta ironía histórica en relación al pasado reciente. Feminismo y derechos LGTBI dentro de la NASA, militarización de la Luna, espejo geopolítico en diálogo con la realidad, conciliación familiar de los astronautas… Seguramente esta ucronía da a entender que sin una Guerra Fría Espacial, todos esos programas han quedado en un segundo término. Pero aún hay batallas que luchar… Todavía hay que aterrizar una misión tripulada en Marte. Y, sobre todo, retransmitirla de forma global por televisión. No hay mejor campaña de comunicación.

Away: lo que pudo ser y acabó no siendo

Tenía que ser una gran superproducción de Netflix pensada para tener tres temporadas, pero fue cancelada. Su primera y única temporada pone el foco en la conciliación familiar entre la astronauta Emma Green (Hillary Swank) en el espacio y su familia en la Tierra.

A pesar de no ser una buena serie –los personajes pecan de poca dimensión–, la segunda temporada debía ubicarse en Marte y apuntaba a ser más interesante. «Estábamos planteando una temporada con las grandes preguntas a las que todos los que investigan el planeta rojo quieren dar respuesta. ¿Hay vida en Marte? Si la hay, ¿está viva o fosilizada? Para mí, el espacio y el cosmos son la expansión de nuestra imaginación y es una pena que no lo podamos explorar», señalaba la productora ejecutiva Jessica Goldberg.

The First: más sacrificio personal y cancelación antes de llegar a Marte

Antes que Away, el guionista Beau Willimon (House of Cards) ya había trabajado en una serie en la que la conciliación familiar y el sacrificio personal del astronauta se situaban en el centro de la historia. Igual que sucedió con Away, fue cancelada antes de que la tripulación llegase a Marte; parece que las misiones fallidas no son solo cosa de la ciencia.

La serie, con Sean Penn de protagonista, plantea un futuro próximo en términos tecnológicos, y en ella aparecen ya unos de los principales artífices de la carrera espacial moderna: los multimillonarios. Parece que el nuevo boom de la investigación espacial viene dado por estos nuevos agentes que, de manera privada, quieren también formar parte de la carrera.

Missions: la respuesta europea

Desde Francia también se ha explorado una serie con misión europea a Marte (y en la que no hay que esperar una temporada entera para llegar). En este entorno tan centrado en la NASA, no estamos muy acostumbrados a ver a la Agencia Espacial Europea como protagonista.

Resulta muy interesante el papel de la inteligencia artificial en la nave y la competición entre multimillonarios. No solo hay rivalidad ESA/NASA, sino también entre los magnates norteamericanos y europeos que invierten en la carrera espacial. La empresa ZSpace no deja demasiado margen de maniobra para advertir hasta qué punto está presente la referencia a SpaceX de Elon Musk.

Comparada con las anteriores, es una serie que se divierte con posibles escenarios fantásticos. Marte puede ser una caja de sorpresas y la serie quiere jugar a explorarlas. Más ficción que ciencia.

The Expanse: más allá de la colonización

Siglo XXIV. Marte ya es una colonia con una población establecida y la Tierra sigue su camino gobernada por las Naciones Unidas. Ambos planetas tienen sus desavenencias ideológicas, pero acuerdan esclavizar a la población que vive en el cinturón de asteroides para minar hielo y convertirlo en agua para sus territorios. El enfoque de The Expanse es desde la ciencia ficción, pero ofrece un punto de vista bastante plausible.

Como decía Carl Sagan, «la imaginación nos llevará a menudo a mundos que no han existido. Pero sin imaginación no iremos a ninguna parte». Y de este concepto parte la serie creada por Mark Fergus y Hawk Ostby, basada en las novelas de Daniel Abraham y Ty Franck. Una historia narrada a partir del año 2307, en la que los habitantes de Marte tratan de terraformar el planeta para poder respirar sin necesidad de escafandras. Los humanos nativos del planeta rojo están resentidos con los terrícolas porque no han visto jamás un cielo azul, pero a la vez están orgullosos porque todo lo han construido ellos mismos, desde cero, sin herencias de generaciones pasadas.

Se puede ver y disfrutar The Expanse (2015) desde una visión futurista, puramente scifi, pero la grandeza de la serie reside en que lo que se nos está explicando podría ser perfectamente real en un futuro. Uno en el que hay dos facciones políticas enfrentadas, como es habitual en la historia de la humanidad, pero en este caso las tensiones no son entre países, sino entre planetas, entre la Tierra y Marte. Podremos llegar a tener una vida multiplanetaria, pero la naturaleza humana seguirá provocando los mismos problemas de siempre.

Mart: la docuserie ficcionada

A medio camino entre el documental de entrevistas a especialistas y la serie de ciencia ficción, esta docuserie de National Geographic alterna dos formatos creando un híbrido con voluntad pedagógica. En la actualidad (2016) sitúa entrevistas reales con expertos y autores que ofrecen impresiones y opiniones, mientras que en el futuro (2033) sitúa escenas de ficción de la vida en Marte de una tripulación de astronautas. Curiosamente, en esta tripulación hay un astronauta español interpretado por Alberto Amman. Esta parte ficcionada está libremente basada en el libro ¿Cómo viviremos en Marte?, de Stephen Petranek.

Casi más interesante que la ficción son las cápsulas de entrevistas con los diferentes expertos: Neil deGrasse Tyson, astrofísico y divulgador; Elon Musk, el magnate fundador de SpaceX; Ann Druyan, escritora y divulgadora; Andy Weir, autor de la novela El marciano

Cosmos: La madre de todo

«La evocación de Marte despierta una especie de entusiasmo parecido al que debían de sentir Marco Polo o Cristóbal Colón». La fascinación por Marte forma parte esencial de la trayectoria científica de Carl Sagan, seguramente el divulgador científico más conocido de Estados Unidos y a quien, a su muerte en el año 1996, homenajearon rebautizando la sonda espacial Mars Pathfinder como la Carl Sagan Memorial Station.

La obra más conocida de Sagan es la docuserie Cosmos: un viaje personal, y el capítulo 5 de la primera temporada, titulado «Blues por el planeta rojo», está dedicado exclusivamente a Marte. Nos deja esta frase como legado: «Si hubiera vida en Marte, creo que no deberíamos hacer nada para alterarla. Marte sería de los marcianos, aunque se tratase de microbios. Pero vamos a suponer que no hubiera vida. ¿Podríamos entonces vivir allí y hacer un Marte habitable como la Tierra? (…) Si acabamos transformado Marte, los marcianos seremos nosotros».

Más de cuarenta años después, tanto Sagan como Cosmos continúan siendo una influencia extremadamente relevante para muchas de las propuestas audiovisuales que hemos comentado. Recientemente se ha hecho una continuación de la serie, llamada Cosmos: A Space-Time Odissey, narrada por Neil deGrasse Tyson y co-escrita por la colaboradora habitual de Sagan, Ann Druyan.

Hemos repasado algunos de los títulos de series recientes que se han aproximado a Marte, por lo general siempre con más preguntas que respuestas. Sin embargo, queda una nueva frontera… ¿Cuándo rodaremos en el espacio? ¿Cuándo rodaremos en Marte? Tal vez pueda parecer una locura, pero a principios del mes de mayo se anunció que Tom Cruise y Elon Musk estaban preparando un proyecto para hacerlo realidad. Lo confirmaba el ex administrador de la NASA, Jim Bridenstein, en un tuit.

Pero al igual que en algunas de las series que hemos comentado, y que en algunas misiones espaciales, parece que los rusos se les han adelantado. El 5 de octubre de 2021 el director Klim Shipenko y la actriz Yulia Peresild viajarán al espacio para rodar la película Challenge. La carrera espacial también se desarrolla como un plató de rodaje.

Aquest article té reservats tots els drets d’autoria

Vegeu comentaris0

Deja un comentario

Las series que exploran Marte