Democracias que envejecen?

Participación política y valores culturales de la gente mayor en Europa

Ancianos en una fiesta de navidad, 1961

Ancianos en una fiesta de navidad, 1961 | National Library of Wales | Dominio público

Desde el Brexit hasta Viktor Orbán, Marine Le Pen y Geert Wilders, la crisis política de Europa se ha interpretado a menudo en clave de un conflicto generacional. Según esta visión, el auge de los proyectos políticos autoritarios, el deterioro de los valores democráticos y la hostilidad hacia la integración europea son en parte consecuencia del envejecimiento de la población en el continente. Contribuyen a sostener esta idea una serie de mitos y prejuicios que retratan a las personas mayores como un grupo temeroso, egoísta y fácil de manipular. Pero esta perspectiva no se basa en los hechos. Los análisis políticos demuestran que no existe ninguna relación entre el envejecimiento y la inclinación hacia opciones políticas reaccionarias, y que nuestras perspectivas se construyen a partir de nuestra educación y experiencia política y no cambian sustancialmente con el paso del tiempo. Para confrontar los estereotipos sobre la vejez y la participación política, el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona y las Open Society Foundations han organizado el proyecto Ageing democracies / Democracias que envejecen, en el que cinco investigadores y artistas desarrollan trabajos individuales que exploran las implicaciones políticas del envejecimiento.

Nos encontramos en un momento crítico de la historia. Los valores liberales democráticos se ven amenazados por el auge de políticos autoritarios como Donald Trump, Viktor Orbán, Marine Le Pen o Geert Wilders, y de partidos xenófobos como Alternativa para Alemania, el Partido de la Libertad de Austria o el partido Ley y Justicia de Polonia, que tratan los principios de los derechos humanos y la solidaridad social con escepticismo o incluso con una hostilidad abierta. Mientras, el Brexit y referéndums similares han demostrado que la integridad de la Unión Europea ya no se puede dar por descontada.

Estos cambios drásticos se están produciendo junto con la que probablemente sea la transformación más profunda y a largo plazo en la composición social de Europa desde la ampliación del acceso a la educación: el envejecimiento acelerado de la población. Impulsado por el crecimiento continuado de la esperanza media de vida, el envejecimiento de la población es uno de los resultados más tangibles del progreso social. A pesar de ello, a menudo es tratado por expertos, analistas y otros especialistas como un problema y una fuente de conflictos intergeneracionales.

La idea de que el deterioro de los valores liberales democráticos está en cierta manera relacionado con el aumento de la población de edad avanzada en Europa no tiene ningún fundamento. Es el resultado de supuestos incontestados sobre el envejecimiento y la gente mayor. Pero en los debates públicos se repiten y reproducen constantemente la idea y los mitos que lo defienden. Para hacer frente a estos prejuicios y profundizar en las cuestiones que suscita la política del envejecimiento, el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona y Open Society Foundations se han unido para llevar a cabo el proyecto “Ageing democracies / Democracias que envejecen”.

El proyecto reúne a cinco personas de diversas procedencias, disciplinas y contextos para crear un grupo de investigación multidisciplinar que incluye a un politólogo, un filósofo, una fotógrafa, una cineasta y un dramaturgo. A lo largo del último año, los cinco han analizado la política del envejecimiento desde diversos ángulos y han producido trabajos que abordan ideas erróneas y generalizadas sobre la gente mayor, sus perspectivas políticas y su papel en la sociedad. Hoy celebramos el aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa con la presentación de las conclusiones del proyecto y sus implicaciones para construir un futuro más justo y democrático.

El envejecimiento de la población es un hecho positivo

Todos los países de la Unión Europea están experimentando un envejecimiento acelerado de la población. Según las previsiones demográficas de la Comisión, la Unión llegará a un máximo de 526 millones en 2050. Entonces, cerca del 30% de la población total tendrá más de 65 años. Hacia el año 2060, la proporción de personas de más de 80 años será prácticamente la misma que la de personas menores de quince.

Se ha hablado mucho de las profundas consecuencias políticas y económicas que tendrá el envejecimiento de la población. El debate público se suele centrar en la presión que ejercerá sobre el estado de bienestar el aumento de la población de personas mayores, traducido en un mayor gasto público en atención médica y pensiones. De hecho, los artículos de los medios de comunicación sobre el envejecimiento de la población a menudo plantean el fenómeno como una amenaza a la existencia misma del estado de bienestar para las generaciones futuras, enfrentando en la práctica a la población mayor con los jóvenes.

Como resultado, la dimensión generacional de la política ha ganado relevancia. Como el envejecimiento de la población es una tendencia muy a largo plazo, la discrepancia entre las visiones, necesidades y conductas políticas de la gente mayor y de otros grupos de edad influirá en los procesos democráticos y los debates durante las próximas décadas.

Brighton Pride | Ivan Bandura, 2014

Brighton Pride | Ivan Bandura, 2014

No se puede culpar a la gente mayor del aumento del autoritarismo y la xenofobia

Inmediatamente después de la votación del Brexit, mucha gente expresó su frustración por el resultado y sugirió que no se habría debido permitir que las personas mayores votasen. Durante los días posteriores, la idea de limitar el derecho a voto a los mayores trascendió a las redes sociales y se abrió camino en medios como TimeGQHuffington Post, VICEForbes y El País. También los analistas responsabilizaron de la fortaleza de gobiernos relativamente impopulares o del auge del populismo de derechas al número creciente de votantes de la tercera edad.

Culpar a la gente mayor de resultados políticos inmovilistas, reaccionarios o autoritarios parece casi un acto reflejo y a menudo la discriminación por edad o “edadismo” que implica no encuentra contestación. Los prejuicios basados en la edad se fundamentan en la creencia extendida y muy enraizada de que, por naturaleza, la gente mayor se vuelve más reaccionaria con la edad. Pero, ¿qué hay de cierto en esta suposición?

Empíricamente, la idea no parece tener ningún fundamento. Por ejemplo, la presunción de que el apoyo a los partidos de extrema derecha en Francia y los Países Bajos es más alto entre la gente mayor es en realidad falsa. Según una encuesta de I&O de diciembre de 2016, el apoyo al Partido por la Libertad de Geert Wilders era más elevado entre los votantes jóvenes y disminuía radicalmente con la edad: menos del 5% de los votantes de más de 65 años daban su apoyo a su campaña xenófoba. De la misma manera, las encuestas preelectorales decían que el Frente Nacional de Marine Le Pen era la opción electoral preferida entre los votantes franceses por debajo de los 50 años, mientras que entre la gente más mayor era la tercera opción.

Que las personas mayores sean menos propensas a apoyar a los políticos autoritarios y xenófobos puede ir en contra de las creencias y las suposiciones, pero no es demasiado difícil entender por qué lo hacen. Los viejos que viven actualmente en Europa aún recuerdan la Segunda Guerra Mundial y el auge del racismo, y la integración europea se fundamentó en gran medida en la idea de evitar los horrores de aquella época. Un estudio reciente del investigador de Harvard Yascha Mounk y de Roberto Stefan Foa, de la Universidad de Melbourne, presenta unos resultados alarmantes: mientras que la mayoría de los europeos mayores piensa que un golpe militar nunca está legitimado en democracia, sólo un 36% de los millennials piensa lo mismo. Sólo el 5% de los europeos mayores de 65 años cree que un sistema democrático es una forma “perjudicial” o “muy perjudicial” de dirigir un país, mientras que el 13% de los millennials lo percibe así. Finalmente, los europeos de la tercera edad son más propensos que los jóvenes a creer que los derechos civiles son absolutamente esenciales para una democracia.

El grupo de la gente mayor es tan diverso como cualquier otro

El hecho es que las perspectivas políticas y culturales de la tercera edad son mucho más complejas y diversas de lo que tendemos a asumir. Esta es la conclusión general del primer trabajo del proyecto “Ageing democracies / Democracias que envejecen”, un informe del profesor Achim Goerres, destacado politólogo alemán especializado en la participación política de la gente mayor.

El informe rechaza el mito de que la gente mayor constituye un único electorado con tendencias reaccionarias, y hace notar que las diferencias entre sus preferencias políticas y las de la gente más joven en Europa no se deben a la edad sino más bien a la manera en que ha evolucionado cada generación política y a las experiencias históricas que han compartido sus miembros. En la medida en que podemos generalizar, los datos sugieren que los europeos más mayores son, de hecho, menos conservadores que sus homólogos más jóvenes cuando se trata de economía. Las únicas excepciones son Suiza y el Reino Unido, donde son ligeramente más conservadores.

Por lo que se refiere a sus opiniones culturales, si bien es cierto que la gente mayor es más conservadora en todos los países europeos excepto en los Países Bajos, estas diferencias son más pequeñas de lo que se piensa generalmente. Las personas que crecieron en el mismo contexto histórico comparten experiencias similares que son las que determinan sus valores hacia el final de la adolescencia y el inicio de la vida adulta. Estas experiencias vienen claramente determinadas por las circunstancias nacionales y la historia política. El hecho de haber nacido en 1955 en Alemania Occidental forjará las preferencias políticas y las formas de participar de la vida pública de alguien de manera bastante diferente que si hubiese nacido el mismo año en Cataluña o la República Checa.

Yayoflautas | Teresa Forn, 2012

Yayoflautas | Teresa Forn, 2012

El informe del politólogo Achim Goerres concluye que lo relevante no es la diferencia de edad sino otras desigualdades: pasada la edad de jubilación, las personas se dividen según las mismas desigualdades sociales que experimentan los grupos más jóvenes. De hecho, las diferencias de actitudes y recursos entre los europeos más mayores están relacionadas con desigualdades de género, salud, educación e ingresos. Exactamente igual que en el resto de grupos de edad, estas diferencias no sólo estructuran la posición social de la gente mayor, sino también lo que hacen y lo que quieren de la política.

Si consideramos el ejemplo de los ingresos familiares, el 73% de la gente mayor cree que el gobierno ha de reducir las diferencias de ingresos entre los más ricos y los más pobres. Sin embargo, cuando dividimos a la gente mayor por grupos de ingresos, se ve exactamente el mismo patrón que encontramos entre la gente joven. Los que tienen más ingresos no son tan partidarios de redistribuir los recursos como los que tienen menos. Entre la gente mayor con unos ingresos familiares situados en el tramo más bajo del 30% de la distribución de ingresos de su país, la proporción que apoya la redistribución es del 79%. Entre los situados en el tramo más alto del 30%, esta proporción cae al 62%.

La desigualdad socioeconómica no sólo afecta a las opiniones políticas de la gente mayor, sino que puede afectar también a la manera en que participan en política. Las desigualdades en materia de salud, muy marcadas también por las desigualdades sociales, son bastante notables entre la gente mayor. Tanto es así, que la edad de jubilación se puede dividir normalmente en una edad de “ancianos jóvenes” y otra de “ancianos ancianos”, cuando los problemas de salud impiden las actividades diarias. Una salud peor entre la gente mayor se asocia con menos participación política de cualquier tipo o incluso ninguna en absoluto. A pesar de estos impedimentos, la participación política de los “ancianos ancianos” aún es mayor que la de los jóvenes. El informe concluye que los políticos se dirigen a un electorado imaginario de personas de la tercera edad al que se suponen actitudes políticas e ideas muy similares. En opinión del autor, las inquietudes latentes sobre los conflictos generacionales provocados por una “ola gris” de “viejos egoístas” son en buena parte resultado de las exageraciones de los medios y tienen poco fundamento en los estudios científicos actuales.

La política del envejecimiento es la política del futuro

El hecho de que nunca haya habido tanta gente mayor como ahora, plantea una pregunta preocupante: ¿es que alguna vez los habíamos valorado tan poco? Aunque la población de la tercera edad está creciendo y la población joven no, nuestros imaginarios culturales se guían por un imperativo de juventud. Desde el mundo de la publicidad hasta la industria cinematográfica, nuestra cultura visual equipara la belleza con la eterna juventud. En la cultura pop, la gente mayor a menudo es representada como anticuada, indefensa o irritable. Paralelamente, el periodismo científico suele tratar el envejecimiento como una enfermedad que se debe curar, y no como una parte natural del ciclo vital. En vez de valorar los tempos de la gente mayor y privilegiar su mirada retrospectiva, la sociedad les pide que envejezcan “activamente” para adaptarse a los tiempos.

Cómo envejecemos es una cuestión inherentemente política. Resulta evidente que no todos lo hacemos de la misma manera y que los años que vivimos vienen determinados por nuestras condiciones sociales y económicas. La esperanza de vida y la calidad de vida varían sustancialmente entre países y también en cada país, especialmente como resultado de las desigualdades de ingresos, género y educación. Una política del envejecimiento ha de ir, por tanto, más allá del comportamiento electoral o las preferencias políticas de un determinado grupo de edad. La manera en que envejecemos y las implicaciones de hacerse mayor dependen en buena parte de cómo está organizada una sociedad, qué prioridades define y qué cuestiones se plantea.

Los otros cuatro trabajos del proyecto “Ageing democracies / Democràcies que envelleixen” analizan estas inquietudes. El filósofo Pedro Olalla repasa el texto clásico más antiguo sobre la vejez, De Senectute, de Cicerón. En un libro que publicará próximamente, titulado De Senectute Política, Olalla caracteriza el acelerado y profundo envejecimiento demográfico en Europa como un hecho irrefutable del que hemos de tomar conciencia para garantizar que la sociedad asimile, gestione y se enriquezca con sus implicaciones más profundas. Hay que entender el envejecimiento como un fenómeno intrínsecamente ético y político que nos exige poner en cuestión una sociedad que trata a la gente mayor como saqueadores de las arcas públicas. Olalla propone una nueva lectura de la noción cada vez más popular de “envejecimiento activo” que encaja con el ideal democrático de participación ciudadana y compromiso profundo con la vida política.

Pero el envejecimiento de la población no es el único cambio demográfico importante que afecta a la política del envejecimiento. Actualmente, la gente mayor de Europa forma parte de una sociedad que ha cambiado drásticamente con los nuevos patrones de la migración internacional. Esta cuestión se trata de manera muy sutil en la película documental de la fotógrafa sueca Maja Daniels, titulada La abuela me llama Thomas. El argumento es la amistad poco probable entre Taimaz y Barbro. Barbro, de 87 años, no había conocido nunca un refugiado antes de la visita de Taimaz. Taimaz llegó a Suecia como menor no acompañado procedente de Afganistán. Su vínculo con Barbro es su primera relación con una persona sueca. La historia tiene lugar en Älvdalen, un pueblo envejecido y con muy pocos habitantes de la Suecia rural que tiene una lengua minoritaria no reconocida y amenazada de extinción, y pone cara a las complicadas implicaciones del cambio demográfico en Europa.

La cuestión política de cómo las diferentes comunidades responden a los retos actuales de nuestra sociedad envejecida es el argumento de Casa de nadie, un documental de la productora cultural catalana Ingrid Guardiola. Con un enfoque experimental y observacional, Guardiola examina la vida de dos comunidades de gente mayor en dos lugares radicalmente diferentes. El primero es Ciñera, un antiguo pueblo minero de León cuya economía se ha visto muy perjudicada por la globalización. El segundo es una residencia de ancianos del barrio El Palomar de Barcelona. En Ciñera, una sólida cultura sindical intenta hacer frente a la doble amenaza de la desindustrialización y el despoblamiento. En El Palomar, el crecimiento económico se ha traducido en un aumento de la población urbana, y un mayor número de gente de la tercera edad que vive en residencias de ancianos y trabajadores que los cuidan. La película destaca la importancia fundamental del trabajo en ambos escenarios y cómo las vidas en estas comunidades divergen en su manera de tratar a la población anciana.

Finalmente, Peca Stefan es uno de los jóvenes dramaturgos con más proyección de Rumanía. Su nuevo trabajo es un híbrido entre una obra de teatro inmersiva, una novela y una exposición. Titulado El nuevo viejo hogar, es un ejercicio de empatía que invita al público a ponerse en la piel de la Sra. D y su nieta millennial, Gina, en su fantástico viaje a través del espacio y el tiempo. Las dos mujeres se reencuentran, después de estar separadas muchos años, para enfrentarse a una situación que las impulsa a una investigación a través de mundos paralelos. El destino de la Sra. D depende de cómo responda a los conflictos que plantean las diversas versiones posibles de su vida como anciana en las actuales Rumanía, Alemania y España, y una lejana versión futura de Europa. Mientras ayuda a su abuela a lo largo del camino, Gina ha de hacer frente a sus propias ideas falsas y temores sobre el envejecimiento, y así surgen una serie de cuestiones recurrentes. ¿Cómo se valora a la gente mayor en las democracias contemporáneas? ¿Cuál sería el mejor mundo posible para Gina y la Sra. D?

Son estas las cuestiones vitales que plantea el proyecto “Ageing democracies / Democracias que envejecen”, cada vez más urgentes ante las recientes evoluciones políticas en el continente. La crisis de la eurozona, la crisis del estado de bienestar, el Brexit y el auge del autoritarismo nos enfrentan hoy a una serie de escenarios futuros que eran impensables hace sólo una década. Estos retos agudizan las tensiones presentes en una transformación de la sociedad que es más lenta pero es igualmente profunda. Cuanto más envejezca la población de Europa, más crucial será articular una buena política del envejecimiento. Sus consecuencias no se limitarán a los jubilados actuales. Los jóvenes son la gente mayor del futuro, y es hoy cuando se está dirimiendo si heredarán o no una cultura democrática.

Este articulo tiene reservados todos los derechos de autoría

Ver comentarios0

Deja un comentario

Democracias que envejecen?