¿Qué hemos aprendido de las exposiciones participativas? Balance de “Brangulí estuvo aquí. ¿Y tú?”

El pasado 6 de noviembre finalizó la exposición “Brangulí. Barcelona 1909-1945” y, con ella, otra muestra vinculada también a la figura de Brangulí, la fotografía y la ciudad: “Barcelona 2000-2011”. Esta exposición, que los visitantes de “Brangulí. Barcelona 1909-1945” encontraban en el espacio final del recorrido expositivo, es la primera en el CCCB que nace de un proyecto participativo en internet. “Barcelona 2000-2011” mostraba más de 4.600 imágenes de 598 autores contemporáneos que, inspirándose en los temas que trabajó Brangulí a principios del siglo XX, nos enseñaron cómo es la ciudad ahora, un siglo después de la Barcelona que retrató el fotógrafo.

El CCCB, con la colaboración de Barcelona Photobloggers, puso en marcha la iniciativa “Brangulí estuvo aquí. ¿Y tú?” durante 3 meses (de junio a septiembre de 2011) para conseguir crear una exposición con todas las fotografías recibidas a través de Internet. El 22 de septiembre se inauguró “Barcelona: 2000-2011” con 4.696 imágenes, de las cuales un jurado eligió 324 finalistas y 10 ganadoras, que se imprimieron en formato especial para la muestra. A la inauguración asistieron más de 400 personas, la mayoría participantes, amigos y familiares. Es momento de evaluar otros aspectos no cuantitativos del proyecto, algunos apuntes de lo que hemos aprendido de la experiencia de trabajar con una comunidad de usuarios en un proyecto participativo.

Álbum del grupo de Flickr “Brangulí estuvo aquí”, a través del que se vehiculó la participación en el proyecto. Contiene 4.696 imágenes.

¿Cómo ven Barcelona los fotógrafos ? Participación por temas

De los diez temas de la convocatoria “Brangulí estuvo aquí. ¿Y tú?” (acontecimientos políticos y sociales, museos, vida en la calle, espacios emblemáticos, playas, transportes, Barcelona de noche, reformas urbanísticas, espacios de trabajo y espacios industriales), el que más fotografías recibió fue el de “Vida en la calle”, posiblemente por tratarse del tema más amplio, que aceptaba más diversidad de imágenes. En la categoría de “Acontecimientos políticos y sociales” –la segunda con más participación-, las protestas ciudadanas por la crisis económica y la carga policial contra los acampados en Plaza Catalunya han sido el centro de atención de los objetivos. La zona del Fòrum, la plaza de las Glòries y la plaza Monumental destacan en “Reformas urbanísticas”, y el MACBA es el museo más fotogénico. Trabajadores de oficina y limpiadores de la calle predominan en la categoría “Espacios de trabajo”, mientras que en “Transportes” se repiten escenas de pasajeros absentes en el metro.

El proceso de trabajo

Los distintos concursos de fotografía que hemos convocado a través de Internet, como “Tu post-it” o el concurso de autoretratos de Bamako nos han servido de experiencia para detectar errores y mejoras a la hora de diseñar procesos participativos con usuarios o seguidores del CCCB. En este sentido, “Brangulí estuvo aquí. Y tú?” ha sido el concurso online de fotografía del centro que más ha cuidado el trato con la comunidad que ha formado parte y lo ha hecho posible.

Hemos diseñado el proyecto participativo de forma conjunta con Barcelona Photobloggers

Antes de poner en marcha el concurso fotográfico y la web a través de la que se vehicularía la participación, contactamos con Fran Simó, uno de los fundadores de de Barcelona Photobloggers, una de las comunidades de fotógrafos de Barcelona más activas en la red. Fran Simó conocía la trayectoria del CCCB en la convocatoria de concursos online y en una conversación previa a la realización del proyecto, nos hizo una serie de consideraciones muy útiles a la hora de poner en marcha un proyecto participativo. Y es que las instituciones culturales a menudo nos olvidamos de quién está al otro lado, a quién nos dirigimos y por qué lo hacemos. Fran Simó convirtió aquella conversación en un documento que podéis concultar aquí.

Evitar hacer un uso de la participación únicamente como estrategia de márketing, tratar a los participantes de una manera justa, conseguir que los procesos sean transparentes y abiertos y que los resultados sean equitativos (tanto para la institución como para el usuario) son algunos factores que pueden influir en el éxito o fracaso de un proyecto participativo.

Aquellos consejos previos de Fran Simó marcaron el diseño de “Brangulí estuvo aquí. ¿Y tú?” y abrieron la vía de colaboración del CCCB con Barcelona Photobloggers. Diseñamos las bases del concurso conjuntamente, preparamos la web Brangulí va ser aquí y abrimos un grup en Flickr desde donse se centralizaría la participación y el debate alrededor del concurso. El trabajo previo de cocreación del proyecto con un colectivo de fotógrafos y blogueros como Barcelona Photobloggers también facilitó la difusión de la iniciativa entre la comunidad fotográfica de la ciudad. El éxito de la convocatoria se hizo visible ya en el primer mes, con más de 2.500 fotografías subidas a la web, que recibió más de 15.000 visitas de junio a noviembre de 2011.

Participa pero ¿a cambio de qué? Exponer en el CCCB

Uno de los puntos más controvertidos del proceso participativo es cómo recompensar el trabajo de un autor que colabora con su obra. En este caso, decidimos que era tan importante reconocer la tarea de los participantes como que sus fotografías quedaran contextualizadas y ligadas a la obra de Brangulí. La solución de exponer en el CCCB era la más equilibrada para ambas partes: el fotógrafo ve reconocido su trabajo en un espacio expositivo y el CCCB aporta valor a la exposición “Brangulí. Barcelona 1909-1956” con la mirada de los autores contemporáneos sobre los temas que fotografió aquél.

La exposición participativa, un proyecto transversal del CCCB

La comunicación 2.0, tal y como hemos explicado en otros artículos, suele estar muy unida a los departamentos de prensa y comunicación de las instituciones culturales. Este hecho a menudo limita las iniciativas participativas, que acaban siendo entendidas únicamente como estrategias de difusión. En cambio, si el proyecto se trabaja de forma transversl entre diferentes departamentos de la casa, coge fuerza y mejora su resolución final. Pasa de ser un proyecto comunicativo a ser un proyecto cultural. El equipo interno de una institución empieza a trabajar con el mismo rigor un proyecto hecho por los usuarios que uno hecho por comisarios o artistas, un factor importante de cambio importantísimo.

El espacio expositivo de “Barcelona. 2000-2011” estuvo pensado y trabajado para ser coherente con la exposición precedente de Brangulí y para que la obra de los participantes se presentara con los criterios de calidad que merecía. Han contribuido a realizar esta muestra los equipos de comunicación, informática, audiovisuales, producción, exposiciones y conservación.

Montaje, inauguración y espacio de la exposición “Barcelona 2000-2011”.

Encuentros presenciales, refuerzo para la comunidad

Los participantes de Brangulí va ser aquí estuvieron en contacto virtualmente a través del grupo de Flickr que se creó para el proyecto y muchos ya se conocían gracias a Barcelona Photobloggers. Aunque existía este contacto a través de las redes, la organización de eventos presenciales en el CCCB fue un refuerzo muy importante para la comunidad.

Pocas semanas después de hacer pública la convocatoria, el CCCB organizó una visita guiada a la exposición “Brangulí. Barcelona 1909-1945”. Entre los asistentes –un grupo de unas 50 personas- había miembros de Barcelona Photobloggers, gente del colectivo Espai Fotogràfic y muchos otros aficionados a la fotografía. Además de ser un motivo de encuentro, la actividad contribuyó a divulgar la figura y obra de Brangulí. Aquí podéis leer una crónica de la visita. El día 22 de septiembre se celebró la inauguración de la exposición, otro motivo para volver a reunir a la gente que hizo posible la muestra.

Una última conclusión –o más bien, sensación- es la dificultad de dar por acabado un proyecto participativo una vez se han creado las herramientas, adoptado unas metodologías de trabajo y consolidado una comunidad de usuarios. Cuando el proyecto “muere”, nacen nuevas ideas y posibles iniciativas que mejoran lo que se ha hecho. La falta de tiempo y el propio ritmo de trabajo y de programación de una institución cultural como el CCCB complica alargar la vida de este tipo de proyectos.

Ver comentarios2

  • Kippelboy | 25 noviembre 2011

  • Lucia Calvo | 29 noviembre 2011

Deja un comentario

¿Qué hemos aprendido de las exposiciones participativas? Balance de “Brangulí estuvo aquí. ¿Y tú?”