«Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.»

Proponemos un juego en el que distintos autores expresan lo que imaginan a partir de esta cita de Arthur C. Clarke.

Arthur C. Clarke, 1965 | ITU Pictures | CC BY 2.0

Arthur C. Clarke fue un escritor y científico, autor de obras de divulgación y de cuentos y novelas de ciencia ficción. Esta cita suya reflexiona sobre el momento primigenio de las tecnologías y nos permite hacer el puente entre las dos exposiciones que este año ha acogido el CCCB: La luz negra y Stanley Kubrick. Pedimos a una serie de colaboradores que nos diesen su visión libre de esta cita de Clarke, proponiéndoles un juego en el que cada uno pudiera expresar lo que la frase le sugería. Este es el resultado. Esperamos que lo disfrutéis con curiosidad y buen humor.

  1. La “magia” de Internet, un texto de Efraín Foglia
  2. Arthur C. Clarke, un còmic de Luis Paadín
  3. La Ráfaga, un relato de Ramon Mas Baucells
  4. 404, un relato de Lucía Litmajer
  5. La tercera leyun gif de Ferran Esteve
  6. ¿Arthur C. Clarke tenía razón?, un interactivo de Oscar Marín

 

La “magia” de Internet

Un texto de Efraín Foglia

 

Arthur C. Clarke

Un cómic de Luis Paadín

La Ráfaga

Un relato de Ramon Mas Baucells

Any sufficiently advanced technology is indistinguishable from magic.
Arthur C. Clarke

Los brazos son carne cruda. Los pies, un hormiguero de llagas. Ando cada vez más lento mientras se agota la inercia. Es el agotamiento del último día, los compases previos a la Ráfaga. Los que se sienten quedarán resecos. A veces los envidio. Parar. Morir. Pero yo sería incapaz de dar un Hasta-Aquí. Creo en el ritmo, me educaron para seguir adelante.

Como cada tres lunas estrechas, la peregrinación toma forma de serpiente y se escurre entre la ceniza y las ruinas. El primero ya debe de sentir la Ráfaga. Pronto seré yo. Solo tengo que aguantar la Espera.

Los-Que-Saben-Cómo-Fue cuentan que el paso del tiempo empezó después del Chasquido. Cuentan que el mundo de antes era perenne, que no necesitaban cazar, ni protegerse, y que le llamaban pasado. También dicen que esto jamás podrá ser aquello, excepto en el momento de la Ráfaga. La Ráfaga es nuestro vínculo con lo que había antes del Chasquido, cuando el tiempo estaba siempre y en todos lados, y los ritmos galopaban en libertad.

Por fin veo el Templo Oxidado y me exclamo en silencio. En la cola, las palabras deben mantenerse dentro de la cabeza. Es la ley. Si convertimos los pensamientos en sonido nos expulsan de la Espera. Debe evitarse que el receptor de la Ráfaga perciba interferencias sonoras.

Soy el primero de la fila. Cara a cara con el brujo. Se pone el disco plateado en la palma de la mano, lo sujeta con los dedos y lo alza casi rozándome el rostro. Me veo reflejado en él: los ojos abatidos, la mueca en los labios. Ahora dice las palabras de siempre.

«Que el ritmo te mantenga entre los vivos, que la voz poderosa te insufle aliento suficiente para los próximos noventa soles, que vuelvas a mi durante la tercera luna estrecha. Haf Fan

Mete el disco dentro del paladar mecánico y me coloca la diadema en la cabeza, con las esponjas sónicas sobre las orejas. Cierra el paladar y pulsa botones. El nombre sagrado parpadea en la pequeña pantalla rectangular. El dos. Siempre el dos.

Pulsa el triángulo.

La Ráfaga penetra por el oído. Tres tonos y el ritmo estalla. Me retumba en las paredes del cráneo. Unos sonidos de origen inexplicable me inoculan la infección divina. Los pies se me mueven solos. En seguida entra la Voz Madre, el Impulso Primigenio, el canto que engendró el primer movimiento. Se proyecta hacia las profundidades de mi cuerpo gastado y se expande. Un relámpago de pellizcos me recorre brazos y piernas. La Voz Madre canta en un lenguaje desconocido, anterior al gran Chasquido, es el idioma en el que se expresaban los dioses y las máquinas.

Cierro los ojos y el pecho se me hincha. Cargar pilas, así es como lo dicen los viejos. La Ráfaga me mantendrá en funcionamiento durante los próximos noventa soles. Tres lunas estrechas. La voz primigenia se va, y vuelve, y se va, y otra vuelta. Absorbo su energía. Dei Just Uona. Dei Just Uonaaaa. Me fundo con el Impulso Primigenio. Dei Just Uona. Dei Just Uonaaaa. Me alienta. Me activa. Se me lleva. Guels Just Uona Haf Fan.

Cuando los sonidos se detienen, el brujo me saca la diadema. Estoy lleno de una fuerza sobrenatural. Es el ritmo que generan los dioses y alimenta a las máquinas. Ahora quiero la caza, la cópula, la construcción. Siento que todo lo puedo clavar. Soy portador de la Ráfaga y tengo noventa soles por delante. Haf Fan.

 

404

Un relat de Lucía Lijtmaer

The fuel on which science runs is ignorance.
Matt Ridley

– Hola.
– Hola.
-¿Me puedes explicar qué ha pasado?
– No, lo siento.
– Pero algo ha pasado.
– Se trata de un error. Eso es todo lo que sé.
– ¿Cómo?
– Sí.
– ¿No tiene solución?
– Repito, es todo lo que sé. Algo salió mal. Nuestros ingenieros han sido alertados.
– ¿Los ingenieros? ¿Desde cuando es esto problema de los ingenieros? Y, por cierto, ¿de qué ingenieros hablas? ¿Son un colectivo?
– En realidad creo que el problema es que no enviaste la solicitud completa a tiempo.
– ¿La solicitud? ¡¿Qué solicitud?!
– Sentimos muchísimo cualquier problema que hayamos podido ocasionarte. Gracias por darte cuenta.
-No entiendo nada.
-Todo volverá a la normalidad pronto.
-¿Me lo juras?
-Sí. Te lo juro.
-Gracias. Adiós.
-Vuelve pronto. Adiós.

 

La tercera ley

Un gif de Ferran Esteve

¿Arthur C. Clarke tenía razón?
Una exploración de la naturaleza mágica de la tecnología

Un interactivo de Oscar Marín

En 1962, en su libro Perfiles del futuro: una indagación sobre los límites de lo posible, el escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke formuló sus famosas tres leyes, la tercera de las cuales es la más famosa y frecuentemente citada: «Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.»

La visualización pretende explorar esta idea, implementado una clasificación general de «actos mágicos» y una línea cronológica de cuál podría haber sido la evolución de sus equivalentes tecnológicos. (Podéis clicar en cualquier tecnología o «familia mágica» y visitar la Wikipedia para profundizar en el sentido del concepto.) De esta forma, para las personas del 1400, «no iniciadas en la tecnología», una búsqueda web parecerá una «predicción de futuro», y una retransmisión de vídeo en continuo, una «experiencia de clarividencia».

También podéis mirar este vídeo para ver la tribu Toulambi (1998, Papúa, Nueva Guinea) reaccionando, como individuos no iniciados en la tecnología, a artilugios como mecheros, espejos, cámaras de fotografía o grabaciones de audio.

Este articulo tiene reservados todos los derechos de autoría

Ver comentarios0

Deja un comentario

«Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.»